Entrevista Internacional: “Impeachment y La coherencia en tiempos de cólera”

Entrevista Internacional: “Impeachment y La coherencia en tiempos de cólera”

1214
0
SHARE

En exclusiva para El Tributo, El editor Del periódico jurídico Carta Forense, el más grande de Brasil habla de cómo mantener La coherencia, sobriedad e imparcialidad en una de las crisis mas profundas de Brasil.

Paulo Stanich Neto es periodista y abogado. Con 21 años de edad, en el último año de la Facultad de Derecho, junto con su socio, fundo el que sería el periódico jurídico más grande de América, con una impresión de 45.000 copias mensuales. En sus  15 años de carrera, ya realizó más de 600 entrevistas y editó más de 6000 artículos. Tiene muchas publicaciones entre artículos y libros.

Hola, ¿Podría contarnos de su trabajo en Brasil?

En primer lugar quiero agradecer la oportunidad de participar en un periódico que se preocupa por temas tan importantes para el estado democrático de derecho. Para mí es un gran honor poder dar esta entrevista a los chilenos, un pueblo tan aplicado en los estudios de Ciencias Jurídicas.

Soy editor de un periódico en Brasil llamado Carta Forense, dirigido a la comunidad jurídica. Tenemos más de 1000 escuelas de derecho en el país, más que todas las escuelas de derecho en el mundo. El número de Abogados es  alrededor de 800.000 y de  licenciados más de 3 millones.  El Tribunal de Justicia de San Pablo es el más grande del mundo. Es una gran responsabilidad  informar a todas estas personas cualificadas exenta de pasiones y de forma profesional y científica. Esta es mi función  durante los últimos 15 años.

¿Cómo es ser editor de un periódico jurídico dentro de la crisis de impeachment que sufre Brasil?

El comportamiento es similar a cualquier otro programa periodístico, pero obviamente el tema es más importante debido a su relevancia, lo que requiere especial atención, por estar  polarizado entre derecha e izquierda, requiriendo  una mayor sobriedad y coherencia para tratar al tema sin pasión. Tenemos como premisa en todos los  titulares  publicar la versión favorable y contraria, dejando a nuestros lectores libres para sacar  sus propias conclusiones. Un editor no puede darse el lujo de tener su propia opinión.

Profesionalmente no, pero y ¿Personalmente?

Personalmente, en teoría sí, pero cuando trabajas tanto tiempo con neutralidad, la visión profesional se mezcla con la personal y en mi caso confieso que incluso para formar mi opinión personal uso los mismos criterios que con la  editorial. Es un ejercicio de imparcialidad. Es casi un mantra.

¿Cual es su posición frente al Impeachment?

El Impeachment para mí es un proceso mixto, político-legal, porque los dos elementos están relacionados. La decisión final es política, pero el pronóstico, los avances y sus efectos son jurídicos. La Constitución prevé y una ley define el delito de responsabilidad, complementando la predicción constitucional. Estuvimos mucho tiempo, más de treinta años, sin elecciones directas debido a la dictadura. En 1990 asume  un presidente elegido por el pueblo y ya en 1992 sobre el proceso de impeachment. Ahora tenemos el mismo caso que se repite en menos de 20 años. A pesar de la terrible sensación de tener que pasar por esto otra vez en tan poco tiempo, desde un punto de vista legal, es interesante que este instrumento legal se invoque en lugar de una nueva dictadura o guerra civil.

 

¿Que te parece hay o no razón para el Impeachment?

Mira, no tengo que buscar nada… jeje… tengo que analizar todos los prismas y llevarlos a los lectores. Pero caracterizar el Impeachment es necesario que el delito de responsabilidad previsto en la ley tiene que tener relación con la conducta concreta imputada. Muchos expertos legales creen que la conducta de la Presidenta esta tipificada  legalmente  y fue lo que la  mayoría calificada de la cámara de diputados también pesaron, por lo que se abrió el proceso de destitución. Sin embargo, muchos defensores de igual magnitud y de los miembros vinculados a la Presidenta y otros independientes creen que incluso se trata de un golpe.

¿Y ahora como se definirá la situación?

El proceso abierto será instruido y juzgado por el Senado. Después de ser admitido el proceso, la Presidenta es retirada  y asume la Vicepresidencia con carácter provisional. Siendo condenada, ella sale y se queda 8 años sin participar en la vida política, asumiendo el Vicepresidente como Presidente hasta las próximas elecciones.

¿Cuál es el papel de la Corte Suprema Brasileña en este proceso?

El Presidente de la Corte Suprema coordinará el trabajo de instrucción procesal del Senado. Sin embargo cualquier acto que no respete el procedimiento previsto en la ley podría ser impugnado ante el Tribunal Supremo (Tribunal Constitucional). En Resumen, la Corte Suprema se encarga de los aspectos formales, del mérito y  juicio político, dentro de lo que la ley considera.

¿Los miembros De la Suprema Corte son escogidos por El Presidente de la República? ¿No es peligroso?

Lo cierto es que los magistrados son elegidos por el Presidente de la República y no necesariamente por la persona del Presidente. Entonces tenemos 11 jueces que fueron nombrados por presidentes recientes. Es cierto que la mayoría de los actuales fueron nombrados dentro de los gobiernos del mismo partido político de la actual Presidente, sin embargo, este criterio para el nombramiento, incluso aun pareciendo sospechoso ,se utiliza en la mayoría de los países republicanos. Tenemos que creer que estos magistrados tienen calidad técnica y moral para juzgar, hasta que se demuestre lo contrario. Respetar esto es respetar el estado democrático de derecho, respetar la Constitución.

¿Cómo es el impacto de voluntad Del pueblo por la salida de la Presidenta?

Una vez más tenemos que pensar que cuando hablamos de “personas” no estamos hablando de toda la gente, mucha gente también quiere que se  quede, no hay que olvidar que la Presidenta fue reelegida con 54,5 millones de votos. No podemos aceptar entre tanta gente que la eligió sólo hay opositores. El hecho es que “parece” que la mayoría de la gente quiere que salga y cuando digo parece es por lo que vemos en las calles y por lo que muestra la prensa, que terminó por influir en la decisión de los miembros de la cámara de diputados. Este es el impacto que termina repercutiendo en decisiones con respecto al Impeachment.

Bien, si la mayoría eligió y ahora ¨parece¨ que la mayoría quiere su salida, el escenario cambió. ¿A qué se debe?

El hecho de que la Presidenta Dilma lograra ser reelegida sin una diferencia significativa en comparación a su oponente, hace que este cambio resulte más fácil de entender. Ella viene en un segundo mandato, que es realmente la cuarta parte de un mismo grupo, que termina siendo frágil. Aparte de eso, con la crisis económica y alto desempleo, la población se vuelve más intolerante a la pregunta acerca de la corrupción. Paralelamente, una investigación llamada operación Lava Jato (lavado de coches), donde se descubrió lo que podría ser la mayor corrupción de la historia del mundo, donde figuran muchos nombres del gobierno y la oposición. Así que tenemos una crisis moral, económica y la falta de esperanza que desencadenan en un proceso de justicia a cualquier precio, que es tan positivo, como peligroso. Pero sin duda necesario.

¿Qué alegan los defensores del actual gobierno?

Que se trata de un golpe. Porque otros gobiernos también tenían la misma conducta que la actual Presidenta, pero no fueron siquiera procesados. Que, como fue elegida, sacarla sería antidemocrático. Que sus sucesores, como el Vicepresidente y el Presidente de la cámara de diputados, son iguales o más corruptos que ella. Muchas personas creen en esto y salieron a las calles para protestar.

¿Estas personas creen que es un golpe o que sus sucesores son corruptos?

Una parte cree que es un golpe y que sus sucesores son corruptos, tanto la parte que dice  que es un golpe como los que sostienen la acusación están de acuerdo en que sus sucesores son corruptos. La crisis es el tema de mayor consenso.

O sea es casi un proceso de auto devorador donde nadie que tiene sangre en sus manos podrá sobrevivir, digo casi, porque en algún momento este proceso histórico de Brasil tendrá una interrupción y muchos corruptos se salvarán en nombre de la estabilidad económica, política, etc.

¿Usted cree que es un Golpe?

No, sí, o tal vez, depende de lo que cada uno quiere creer. Vamos a algunos escenarios de interpretación: Analizando jurídicamente el simple hecho de que tenemos evidencia acerca del delito que es la responsabilidad del Presidente, la apertura de acusación de la cámara de representantes tiene razón; teniendo en cuenta que la naturaleza de los miembros, sería una aplicación del principio en dubio pro societate. ¿Admitido en el Senado, acompañado por la supervisión del Presidente de la Corte Suprema, respetando los derechos de la defensa y la sentencia justa e imparcial de los senadores, que ahora, en teoría, debería tener la prueba de los jueces, en caso de ser condenada y destituida , sería un golpe? Jurídicamente y políticamente no.

¿Pero si los diputados que votaron en la cámara y el Senado no estuvieran comprometidos con la prueba del proceso,  votando según su conveniencia política, sin que el Presidente de la Corte Suprema invalide el proceso, es un golpe? Sí, políticamente, desde un punto de vista moral.

Por eso al principio le dije, esto es un proceso legal-político, la parte formal y legal y la parte política y de mérito. La gran cuestión es que este híbrido es legal y constitucional. El Presidente destituido por juicio político muestra primeramente que su fuerza política se derrumbó y si el Presidente de la Corte Suprema no muestra ninguna irregularidad puede ser impeachment, aunque moralmente cuestionable, sin ser considerado como golpe de estado. La cuestión principal es si hubo o no delito de responsabilidad, la cuestión es  de su valoración

¿Podemos decir que hay una crisis en relación con el derecho de garantías?

Sin duda, para ambos polos del conflicto. En estos meses, fueron interrogados institutos consolidados, sobre la presunción de inocencia, intimidad y prisiones temporales para buscar resultados rápidos. Al mismo tiempo, por parte del gobierno se intentó desacreditar miembros  de la Magistratura y la Fiscalía y otras instituciones, así como proteger a sus protegidos obstruyendo la justicia.

¿Cuál es su expectativa sobre el futuro?

Somos un gran país, con un pueblo trabajador y con muchas posibilidades. Hoy estamos en una de las peores crisis de la historia, que espero  termine pronto. Con todo este caos, hombres honestos y mujeres salen fortalecidos, porque nada temen y consiguen más aliento para defender sus ideas, después de tanta putrefacción revelada en los dos polos del conflicto. Tanto el gobierno como la oposición y la mayoría de los representantes políticos están dando asco. En ambos lados reina la codicia y la hipocresía. Nada cambia de una vez, pero para dar un gran salto hay que dar un paso atrás y en esta crisis habrá oportunidades para que las mujeres y los hombres de bien ganen espacio para un futuro mejor.

 

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY