¿Democratización de la universidad?

¿Democratización de la universidad?

1106
0
SHARE

Una de las principales consignas que han levantado este año las facciones políticas universitarias es la democratización. Para quienes defendemos noblemente la democracia como la forma justa de gobierno, no habrá causa que nos llame con más fuerza a defenderla. Eso en principio, porque al poco andar, cuando levantamos el velo de esa consigna y nos damos cuenta que dicho ideal se transforma en una verdadera politización extrema del quehacer universitario, polarizando sectores e involucrando criterios políticos en la toma de decisiones, la cuestión adquiere otro cariz.

Los sectores más ideologizados de la política universitaria han hecho suya una de las banderas que se levantó en épocas de la reforma universitaria de los sesenta y que hoy retoman con más fuerza. Por ello, se hace necesario que quienes creen en la democracia real, salgan en su defensa. La forma de asegurar la real participación y la genuina representación, es preponderar con total libertad que los estamentos universitarios se puedan organizar sin la coacción e intervención de funcionarios de los planteles -cosa que en muchas partes ocurre- y permitir que todas las posturas se planteen en un ambiente de respeto y pluralismo en las distintas instancias, entendiendo que la naturaleza misma de la educación superior se forja en la confluencia de visiones totalmente diferentes, que son la expresión fiel de una sociedad con diferentes realidades que conviven y dan origen a nuestra identidad nacional.

Cuando los líderes estudiantiles defiendan esas nobles banderas y no el asambleísmo barato, refrito y manoseado a más no poder, hostigado de una verdadera dictadura de una mayoría, cada vez más sectaria y supeditada a la orden emanada del conglomerado político de turno, además de querer politizar hasta la médula todo espacio universitario -nada más alejado de la naturaleza de una institución que busca el saber- tendrán no sólo el apoyo de muchos, sino un activismo comprometido de los que entienden que el futuro se escribe fortaleciendo las instituciones de la mano de todos los actores que confluyen en el quehacer universitario y no, erosionado la esencia de la educación, un proceso eminentemente jerárquico en razón del conocimiento y las funciones que se desempeñan.

Tomás Valenzuela Araneda,
Presidente Regional Juventud UDI,
Región del Bíobío.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY