La descentralización debe ser política

La descentralización debe ser política

161
0
SHARE

Mucho se ha hablado sobre descentralización estos últimos años, aunque el tema viene arrastrándose incluso desde antes de la independencia. El problema es que generalmente el enfoque es hacia la “descentralización económica”, que más bien podría llamarse “estandarización económica”, idea tiene muchos lazos con corrientes económicas erradas y demostradas falsas, una de las más populares e influyentes es la corriente cepaliana del estructuralismo de Raúl Prebisch, y su prescripción de una industrialización por sustitución de importaciones, corriente que tiene un origen fuertemente marxiano. Éstas corrientes sumamente materialistas asumen que lo relevante no es la descentralización política, sino que la “descentralización económica”. De hecho propician el centralismo político para dirigir esto, que no consiste en más que forzar a que en cada lugar se produzca idealmente todo lo que sea posible producir allí. Una idea bien ridícula en todo caso, pretender que se produzca leche costosa en la Región de Atacama para no tener que importar leche económica desde la Región de Los Lagos. Esta desespecialización obviamente deriva en una peor calidad de vida para todos, al aumentar astronómicamente el costo de vida, además de aumentar mucho la corrupción e ineficiencia estatal.

Por otro lado, está la descentralización política. Se trata de que el poder político sea lo más diseminado posible, tendiendo a una verdadera democracia y empoderamiento local. El ideal en este caso -en contraste al ideal estructuralista de que en cada lugar se produzca de todo y que básicamente no haya comercio- es que el Gobierno Central no decida nada y que cada comunidad (o alguna unidad incluso más pequeña) decida todo. Desde impuestos, a todo lo demás. Una verdadera “autodeterminación de los pueblos”, si se quiere. Tender hacia allá implicaría ir reduciendo los impuestos a beneficio del Gobierno Central, menor regulación centralizada, etc., a la vez que se va aumentando la discrecionalidad de los gobiernos regionales, locales e incluso comunitarios o menores en materia fiscal, regulatoria, etc. Importante es para esto que se garanticen al menos un par de derechos fundamentales, como por ejemplo el derecho de propiedad, de libre circulación de personas, bienes y capitales, de asociación, y similares.

A diferencia de la descentralización económica estructuralista, la descentralización política bien hecha tiende a producir mejor institucionalidad, y como consecuencia de eso, mayores niveles de vida, mejores ingresos, “paz social”, entre muchas otras cosas muy deseables. Esto como consecuencia de la llamada “competencia gubernamental”, que al igual que la competencia empresarial, tiende a aumentar la eficiencia estatal, a profesionalizar al funcionariado estatal, a reducir la corrupción, y a adaptar la regulación para beneficio de los ciudadanos en vez de para beneficio de algunos pocos grupos de interés.

Dusan Vilicic Held.

Facebook: @DusanVilicicHeld

14

Las opiniones expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de la Comunidad el Tributo, la de sus directores u otros miembros.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY