Ser Feliz, ¿es posible?

Ser Feliz, ¿es posible?

369
0
SHARE

La búsqueda de la felicidad es quizás el anhelo más común a todos los latinoamericanos. La mayoría buscamos vivir en paz y ser individuos prósperos, en lo material, en lo intelectual y en lo espiritual; la mayoría anhelamos compartir esa felicidad con nuestros seres queridos. Pero buscar la felicidad en nuestros países donde la violencia, la corrupción y la miseria golpea diariamente no es para nada una tarea fácil.

 

Salir de este desastre requiere de lucidez y valor. Lo primero, para reconocer que es el Sistema lo que debemos cambiar, y no solamente los gobernantes. Lo segundo, para asumir el reto que significa el único camino civilizado para alcanzar tan noble propósito: la acción política. Consciente de estas dos condiciones y de las limitaciones propias de intentar ser un reformador, debes tener claro “el cómo”. Aquí te presento las 5 Reformas que yo considero, podrían conducir a América Latina por la senda de la paz verdadera y la prosperidad, y de paso, contribuir a tú felicidad y la de tu familia…

 

La Reforma 1 es política y responde al principio de gobierno limitado. Ello significa poner al gobierno en su lugar, devolviéndolo a sus tres funciones propias: justicia primero, seguridad de verdad e infraestructura física de calidad, en un sistema de genuino federalismo (descentralización). Limitar al gobierno presupone cambios radicales a nuestras Constituciónes, reduciendo sus poderes, atribuciones y presupuesto. Reconstruir el sistema de justicia supone garantizar la certeza de castigo, la independencia de los jueces, la competencia por jurados y el imperio de la ley. Requiere a la vez la implementación del Impuesto de las 3U: único (uno solo), universal (a pagarlo todos sin excepciones) y uniforme (para todos igual); y la descentralización fiscal, ampliando así la base tributaria solo para lo genuinamente necesario y dejando mucho dinero en el bolsillo de las personas. Esta reforma requiere devolver los partidos políticos a los ciudadanos, privatizándolos. Así, serán sus afiliados quienes decidan la forma de funcionamiento y administración y será la libre competencia la que haga prevalecer las mejores propuestas y doctrinas políticas.

 

La Reforma 2 es económica y responde al principio de mercados libres. Consiste en liberalizar y privatizar para la gente mediante la derogación de miles de leyes que limitan la existencia de mercados realmente libres, sin monopolios y oligopolios, privados ni estatales, expandiendo las empresas y los negocios, aumentando así las oportunidades y la productividad, la riqueza, el empleo, el bienestar material y los ingresos reales de la gente. Esta reforma demanda adoptar el Patrón Oro, como único sistema monetario capaz de darle valor real a tú dinero y, volcar a la banca privada a respaldar el crédito en los ahorros.

 

La Reforma 3, 4 y 5 son tres reformas sociales y responden al principio de la propiedad privada. De manera transicional y conscientes de que la conversión hacia un sistema de capitalismo liberal requiere tiempo, estas reformas se proponen devolver a los latinoamericanos el poder de elegir su educación, su salud y su futuro. Por el lado de la oferta, consiste en hacer dueños de las escuelas a los maestros y directores, de los centros de salud y hospitales a los médicos y enfermeras, y de los centros de asistencia social, a sus empleados y trabajadores, de tal manera que, organizados en entidades mercantiles, compitan en igualdad de condiciones y así se terminen los millonarios focos de corrupción. Por el lado de la demanda, esta reforma requiere implementar una serie de bonos, para los más pobres, ¡y hasta que dejen de serlo! ¿Cómo no convertir estas reformas sociales en programas clientelares típicos del sistema socialista? Sencillo pero retador: suspendiendo temporalmente el derecho al sufragio, solo mientras sean sujetos del beneficio.

 

La eficacia de las 5 Reformas son inseparables y para que realmente se pruebe su eficacia deben se aplicadas de forma simultánea; no pueden ser implementadas de forma parcial e independiente. Estoy convencido de que su aplicación producirá un shock de oferta con deflación, es decir un inmediato y considerable incremento en la cantidad de bienes y servicios, sin desmejorar su calidad y a menores precios. La abundancia y el abaratamiento será inaudito y de súbito. ¡No hay que esperar mucho tiempo!

 

Así pues, el proyecto político de las 5 Reformas es uno a nivel latinoamericano y tiene como esencia un proceso de gran devolución, de todo aquello que los gobiernos por siglos han arrebatado y usurpado a los ciudadanos. Su metodología es innovadora, pues a diferencia de todas los intentos reformadores anteriores, esta no es mediante la ley, sino precisamente lo contrario: la deslegislación.

 

Cualquiera podrá atribuirme ahora el epíteto de un reformador, uno que intenta moldear la sociedad. Y sí. Pero vale la pena zanjar diferencia: lo hago—como bien dijo Bastiat, con propósito diferente: el de soltar presa.

 

Dicho esto, te invito amigo latinoamericano con lucidez y valor, aún dispuesto a buscar intensamente tú felicidad y la de tu familia, te invito a impulsar las 5 Reformas y a involucrarte en el movimiento que las promueve: El Foro Liberal de América Latina.

Jorge Chapas

Twitter: @jdchapas

5

Las opiniones expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de la Comunidad El Tributo, la de sus directores u otros miembros.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY