Palo al gato

Palo al gato

163
0
SHARE

Se habla mucho sobre cómo un emprendedor le dio el “palo al gato”.  Sobre como un incidente aislado hizo que tuviera la idea brillante que lo llevo a la fama y fortuna. Algo similar a la historia de la modelo que iba caminando por el supermercado y fue descubierta. Tengo malas noticias: ¡eso es un mito!

Ni el emprendedor tuvo una epifanía, ni la modelo fue descubierta por virtud del azar.

Incluso, asumiendo que a la emprendedora X se le ocurrió algo brillante en la ducha: hay que tener cierta preparación para tener ideas brillantes mientras estamos cubiertos de shampoo. Lo que me recuerda a una frase “No me pagan por lo que hago sino por lo que sé”. Llegar a tener esa clase de conocimientos consume tiempo y recursos.

Ben Mezrich escribió la novela Multimillonarios por accidente basándose en la historia real de la creación de Facebook. Cada vez que veo ese título no puedo sino indignarme. ¿Por accidente? Really? Really?

Estamos hablando de Mark Zuckenberg, un tipo brillante, estudiante de la mejor universidad del mundo. Repito, ¡la mejor! Que abandono sus estudios para dedicarse de lleno a su emprendimiento.

Por favor, que alguien me explique dónde está el accidente. Yo sólo veo a un tipo, brillante y determinado, que trabaja 16 horas al día para construir su imperio y que ha hecho más para combatir la pobreza que gente que ha dedicado su vida a ello.

Millonario por accidente es el tipo que fue a una subasta y compro una pintura por 3 dólares y después descubrió que era una obra de un millón de dólares. Eso es un accidente.

La suerte es cuando la preparación conoce la oportunidad. Lamento decírselos, pero toda esta gente está bien preparada.

 

Tamara Monzonsillo

columnista

Las opiniones expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de la Comunidad El Tributo, la de sus directores u otros miembros.

 

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY